Demanda Colectiva por el Covid-19 del abogado alemán Dr. Reiner Fuellmich para pedir indemnizaciones mundiales por daños y perjuicios mundiales

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Demanda Colectiva por el Covid-19 del abogado alemán Dr. Reiner Fuellmich para pedir indemnizaciones mundiales por daños y perjuicios mundiales

    Comunicado del abogado alemán Dr. Reiner Fuellmich sobre el Covid-19. 3-Octubre-2020

    CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD (Crimes Against Humanity)

    El comunicado del Dr. Fuellmich está en este vídeo que dura unos 50 minutos:

    Vídeo: “Crimes against Humanity”
    • Oct 3, 2020. Dr. Reiner Fuellmich
    https://www.youtube.com/watch?v=kr04gHbP5MQ

    Más abajo se incluye la transcripción completa del vídeo (en castellano y en inglés), pero antes de entrar en ello es importante hacer estas aclaraciones:

    ACLARACIONES PREVIAS

    - En el vídeo, el Dr. Fuellmich resume en unas 12 páginas en qué consiste la Demanda Colectiva [Class Action Lawsuit] que él y otros abogados han preparado para que cualquier persona o empresa del mundo puedan, si lo desean, solicitar indemnizaciones por los daños y perjuicios sufridos por las medidas oficiales que la mayoría de los gobiernos del mundo han adoptado por el Covid-19 (confinamientos, restricciones varias, etc.)
    - Los daños y perjuicios incluyen todos los que se hayan producido (salud, económicos, etc.)
    - En el vídeo, el Dr. Fuellmich da un resumen de los puntos principales en los que se basa la Demanda Colectiva y explica cómo tienen pensado enfocarla. Esos puntos, de forma breve, son:

    - Hay evidencias sólidas de que las medidas del Covid-19 se basan en un fraude científico: tests PCR inadecuados que generan muchos falsos positivos (hasta el 80 % aprox.)
    - Hay evidencias de que las autoridades sanitarias conocían este grave problema pero lo ocultaron deliberadamente, incurriendo así en un encubrimiento fraudulento.
    - Los gobiernos siguieron las directrices de dichas autoridades sanitarias pero no escucharon a muchos otros científicos que intentaron alertarles del problema (el fraude), propiciando así el fraude.
    - Dado que las medidas contra el Covid-19 que impusieron los gobiernos se basan en un vicio de origen (fraude de los tests PCR inadecuados más fraude del encubrimiento), y dado que dichas medidas han provocado gigantescos daños y perjuicios a toda la población mundial, ahora toda la población mundial (personas y empresas afectadas) tiene derecho a pedir indeminaciones y a ser compensada por ello.
    - Y como los daños han sido multimillonarios, las indemnizaciones también lo serían.

    - La Demanda Colectiva se centra principalmente en el fraude de los tests PCR inadecuados y no entra a analizar en detalle otros asuntos muy graves también relativos al Covid-19.
    - El centrarse sólo en el fraude de los tests PCR es una buena estrategia judicial por lo siguiente: porque cara a un juicio, ese fraude (tests PCR) es un tema científico que resulta relativamente fácil de demostrar de forma concluyente, lo cual hace que aumenten las probabilidades de que se puedan ganar los juicios.
    - Sin embargo, cuando se investiga a fondo el Covid-19, salta a la vista que además del fraude de los PCR inacecuados, también hay muchas más irregularidades gravísimas que indican que el problema completo entorno al Covid-19 es de una gravedad y magnitud muy superiores al problema puntual de los tests PCR.

    ANALOGÍA DE LA PUNTITA DEL ICEBERG

    - Dicho con una analogía sencilla: el problema de los tests PCR sólo sería la puntita del iceberg, pero el problema completo del Covid-19 (el iceberg completo) es muchísimo mayor, más grave, y tiene infinidad de ramificaciones a nivel mundial.
    - Un par de ejemplos de porqué el fraude de los PCR sólo sería la puntita del iceberg y cómo sería el iceberg completo:

    - La puntita del iceberg (según la Demanda Colectiva del Dr. Fuellmich) está compuesta y se limita a:

    - Fraude del test PCR, encubrimiento de las autoridades sanitarias, confinamientos ilegítimos impuestos por los gobiernos, indemnizaciones mundiales por daños y perjuicios.
    - Autores del fraude del test PCR: las principales autoridades sanitarias de la OMS, CDC, etc., por ejemplo: Tedros, Drosten, Wieler, y pocos más.

    - El iceberg completo (según muchas otras fuentes) sería de una envergadura y gravedad muy superiores al fraude puntual de los tests PCR. Una descripción bastante detallada del iceberg completo se encuentra en este link:

    Iceberg completo del Covid-19
    (Recopilación de toda la info sobre el Covid-19)
    www.icebercompletocovid19.com

    ¿CÓMO SERÍA EL ICEBERG COMPLETO?

    - Pero por dar aquí unas breves pinceladas de cómo sería el iceberg completo, sería así (en pocas palabras):

    - El Covid-19, al haberse tratado de un presunto fraude perpetrado a nivel mundial, también habría requerido una organización gigantesca a nivel mundial. Eso nos lleva al siguiente punto.
    - En el fraude del Covid-19 podría estar involucrado un gran grupo compuesto por cientos (o miles) de instituciones públicas y privadas de varios sectores (sanitario, farmacéuticas, biotecnología, etc.), multitud de gobiernos, partidos políticos, medios de comunicación, facciones del poder judicial, etc., así como cientos o miles de personas del más alto nivel que controlan dichas instituciones.
    - Para poder comprender la verdadera magnitud y complejidad del fraude del Covid-19, es completamente imprescindible examinar también y de forma minuciosa cuál es la verdadera estructura de poder mundial, que es gigantesca y complejísima.
    - El punto anterior implica que las pocas personas que menciona el Dr. Fuellmich en la Demanda Colectiva (Ej: Tedros, Drosten, Wieler, etc.) sólo serían subordinados de niveles inferiores que por encima tendrían una estructura de poder mucho mayor compuesta por las personas y grupos más poderosos de la Tierra (Ej: Rothschild, Rockefeller, Club Bilderberg, CFR, y un largo etcétera).

    - Por tanto, resolver el problema puntual del Covid-19 (tests PCR) y no intentar resolver también la causa raíz del problema (la estructura de poder mundial), no solucionaría el problema de raíz y éste podría rebrotar.

    ANALOGÍA DE ALÍ BABÁ Y LOS 40 LADRONES

    - Dicho con otra analogía sencilla: si se detiene sólo a algunos de los 40 ladrones de Alí Babá pero no se hace nada con Alí Babá, Alí Babá reemplazará a los ladrones encarcelados por otros distintos y todo seguirá igual.
    - Es decir, si sólo se detuviese a las personas citadas en la Demanda Colectiva, nos estaríamos quedando muy, muy cortos.

    ANALOGÍA DE LA PARTIDA DE AJEDREZ Y EL JAQUE MATE

    - Dicho con otra analogía sencilla: la Demanda Colectiva del abogado alemán Dr. Fuellmich sólo sería una jugada concreta dentro de una partida de ajedrez mucho más larga y compleja.
    - Por ello, si bien es cierto que la jugada que plantea el Dr. Fuellmich es acertada y conveniente (comerse un alfil, o caballo, o torre, etc.), no es suficiente para poder ganar la partida.
    - ¿Qué se necesita para poder ganar la partida? Comerse el rey y dar Jaque Mate. Para ello, además de la Demanda Colectiva del Dr. Fuellmich (por el fraude del PCR), habría que solucionar la causa raíz del problema (la estructura de poder mundial.)
    - No obstante, la jugada puntual del Dr. Fuellmich es un buen punto de partida, o un buen detonante, para luego continuar con las siguientes jugadas y llegar hasta el rey y dar Jaque Mate.

    Aclarado eso, esta es la transcripción completa del vídeo del abogado Dr. Reiner Fuellmich:



  • #2
    TRANSCRIPCIÓN COMPLETA DEL COMUNICADO DEL DR. REINER FUELLMICH. 3-OCTUBRE-2020

    EN CASTELLANO

    Hola, soy Reiner Fuellmich y he sido admitido en el Colegio de Abogados en Alemania y en California durante 26 años. He ejercido la abogacía principalmente como abogado litigante contra corporaciones fraudulentas como Deutsche Bank, anteriormente uno de los bancos más grandes y respetados del mundo, hoy en día, una de las organizaciones criminales más tóxicas del mundo. VW [Volkswagen], uno de los fabricantes de automóviles más grandes y respetados del mundo, hoy es conocido por su gigantesco fraude de diésel. Y Kuehne y Nagel, la compañía naviera más grande del mundo, los estamos demandando en un caso de soborno multimillonario.

    También soy uno de los cuatro miembros del Comité de Investigación del Coronavirus en Alemania desde el 10 de julio de 2020. Este comité ha estado escuchando el testimonio de un gran número de científicos y expertos internacionales para encontrar respuestas a preguntas sobre la crisis actual, que cada vez más personas en todo el mundo están preguntando.

    Todos los anteriores casos mencionados de corrupción y fraude cometidos por corporaciones alemanas palidecen en comparación con el alcance del daño que la crisis actual (Covid-19) ha causado y sigue causando. Esta crisis del Coronavirus, según todo lo que sabemos hoy, debe ser rebautizada como escándalo de Coronavirus, y los responsables de ella deben ser procesados ​​penalmente y demandados por daños civiles.

    A nivel político, se debe hacer todo lo posible para asegurarse de que nadie vuelva a estar en una posición de poder tal que pueda defraudar a la humanidad o intentar manipularnos con sus agendas corruptas. Y por esta razón, ahora os explicaré cómo y dónde hay una red internacional de abogados que argumentará este caso, que es el mayor caso de agravio hasta la fecha, el escándalo del fraude del Coronavirus, que mientras tanto se ha convertido probablemente en el mayor crimen contra la humanidad jamás cometido.

    Los crímenes de lesa humanidad [o crímenes contra la humanidad] se definieron por primera vez en relación con los juicios de Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial, es decir, cuando se ocuparon de los principales criminales de guerra del Tercer Reich. Los crímenes de lesa humanidad están actualmente regulados en la Sección 7 del Código Penal Internacional.

    Las tres preguntas principales que deben responderse en el contexto de un enfoque judicial del escándalo del Coronavirus son:

    1) ¿Hay una pandemia de Coronavirus o sólo hay una pandemia de tests PCR [o pruebas PCR]? Específicamente, ¿un resultado positivo de la prueba PCR significa que la persona examinada está infectada con covid-19, o no significa absolutamente nada en relación con la infección por covid-19?

    2) ¿Las llamadas medidas anti Coronavirus como el confinamiento, las mascarillas obligatorias, el distanciamiento social y las regulaciones de cuarentena, sirven para proteger a la población mundial del Coronavirus, o estas medidas sólo sirven para hacer que la gente entre en pánico para que crean, sin hacer ninguna pregunta, que sus vidas están en peligro, de modo que al final las industrias farmacéutica y tecnológica puedan generar enormes ganancias con la venta de pruebas PCR, pruebas de antígenos y anticuerpos, y vacunas, así como con la recolección de nuestras huellas genéticas? Y:

    3) ¿Es cierto que el gobierno alemán fue abordado masivamente por grupos de presión (Lobbies), más que cualquier otro país, por los principales protagonistas de esta llamada pandemia del Coronavirus, el Sr. Drosten, virólogo del Hospital Charité de Berlín, el Sr. Wieler, veterinario y jefe del equivalente alemán de los CDC [Center for Disease Control], el RKI, y el Sr.Tedros, director de la OMS (Organización Mundial de la Salud), debido a que Alemania es conocido como un país particularmente disciplinado y, por lo tanto, se convertiría en un modelo a seguir para el resto del mundo, por su estricta y, por supuesto, exitosa adhesión a las medidas del Coronavirus?

    Se necesitan con urgencia respuestas a esas tres preguntas porque el Coronavirus supuestamente nuevo y altamente peligroso no ha causado ningún exceso de mortalidad en ningún lugar del mundo y, ciertamente, no aquí en Alemania. Pero las medidas anti Coronavirus, cuya única base son los resultados del test PCR, que a su vez se basan en el test alemán Drosten, han causado mientras tanto la pérdida de innumerables vidas humanas y han destruido la existencia económica de incontables empresas e individuos en todo el mundo.

    En Australia, por ejemplo, las personas son encarceladas si no usan mascarilla o no la usan correctamente, según lo consideran las autoridades. En Filipinas, las personas que no usan mascarilla o no la usan correctamente en este sentido, les están disparando en la cabeza.

    Permítanme primero darles un resumen de los hechos que ellos presentan tal como se presentan hoy día. Lo más importante en una demanda es establecer los hechos, es decir, averiguar qué sucedió realmente. Eso es porque la aplicación de la ley siempre depende de los hechos en cuestión. Si quiero enjuiciar a alguien por fraude, no puedo hacerlo presentando los hechos de un accidente automovilístico. Entonces, ¿qué pasó aquí con respecto a la supuesta pandemia del Coronavirus?

    Los hechos que se exponen a continuación son en gran medida el resultado del trabajo del Comité de Investigación del Coronavirus.

    Este comité fue fundado el 10 de julio [2020] por cuatro abogados con el fin de determinar, mediante la audiencia de testimonios periciales de científicos internacionales y otros expertos, lo siguiente:

    Uno, ¿cómo de peligroso es el virus, realmente?

    Dos, ¿cómo de significativo (o importante) es un test PCR positivo?

    En tercer lugar, ¿qué daños colaterales han causado las medidas del Coronavirus, tanto con respecto a la salud de la población mundial como con respecto a la economía mundial?

    Permítanme comenzar con los antecedentes, un poco de información de los antecedentes.

    Lo que sucedió en mayo de 2019 y luego a principios de 2020 y lo que sucedió 12 años antes con la gripe porcina, que muchos de ustedes pueden haber olvidado. En mayo de 2019, el más fuerte de los dos partidos que gobiernan Alemania en una gran coalición, la CDU, celebró un Congreso sobre salud global, aparentemente por instigación de importantes actores de la industria farmacéutica y la industria tecnológica. En este Congreso, los sospechosos habituales, podría decirse, dieron sus discursos.

    Allí estaban Angela Merkel y el Secretario de Salud alemán Jens Spahn. Pero también estuvieron presentes otras personas que no esperaríamos necesariamente que estuvieran presentes en tal reunión: Profesor Drosten, virólogo del Hospital Charité de Berlín, Profesor Wieler, veterinario y director del RKI, el equivalente alemán del CDC, además el Sr. Tedros, filósofo y director de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Todos dieron discursos allí. También estuvieron presentes y pronunciaron discursos los principales cabilderos [o líderes de los grupos de presión, o Lobbies] de los dos fondos de salud más grandes del mundo, a saber, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Wellcome Trust.

    Menos de un año después, estas mismas personas tomaron las decisiones en la proclamación de la pandemia mundial del Coronavirus, se aseguraron de que los test PCR masivos se usaran para demostrar infecciones masivas con Covid-19 en todo el mundo, y ahora están presionando para que las vacunas sean inventadas y vendidas en todo el mundo.

    Estas infecciones, o más bien los resultados positivos que daban los tests PCR, se convirtieron a su vez en la justificación de los confinamientos en todo el mundo, el distanciamiento social y las mascarillas faciales obligatorias. Es importante señalar en este punto que la definición [diferente] de pandemia fue cambiada 12 años antes [por la OMS]. Hasta entonces, se consideraba que una pandemia era una enfermedad que se extendía por todo el mundo y que provocaba muchas enfermedades graves y muertes. De repente, y por razones nunca explicadas, se suponía que sólo era una enfermedad mundial. Muchas enfermedades graves y muchas muertes ya no eran necesarias para anunciar una pandemia.

    Debido a este cambio, la OMS, que está estrechamente relacionada con la industria farmacéutica mundial, pudo declarar que la gripe porcina era una pandemia en 2009, con el resultado de que las vacunas se fabricaron [o se produjeron] y se vendieron en todo el mundo sobre la base de contratos que han sido mantenidos en secreto hasta hoy día. Estas vacunas resultaron ser completamente innecesarias porque la gripe porcina eventualmente resultó ser una gripe leve y nunca se convirtió en la horrible plaga en la que la industria farmacéutica y sus universidades afiliadas seguían anunciando que se convertiría, con la certeza de que se se producirían millones de muertes si la gente no se vacunaba.

    Estas vacunas también provocaron graves problemas de salud. Unos 700 niños en Europa enfermaron de forma incurable de narcolepsia y ahora están gravemente discapacitados para siempre. Las vacunas, compradas con el dinero de millones de contribuyentes, tuvieron que ser destruidas, con aún más dinero de los contribuyentes. Ya entonces, durante la gripe porcina, el virólogo alemán Drosten fue uno de los que avivó el pánico en la población, repitiendo una y otra vez que la gripe porcina se cobraría cientos de miles, incluso millones de muertes en todo el mundo.

    Al final, fue principalmente gracias al Dr. Wolfgang Wodarg y a sus esfuerzos como miembro del Bundestag alemán y también miembro del Consejo de Europa, que se le puso fin a este engaño antes de que tuviera consecuencias aún más graves.

    Vamos a avanzar hasta marzo de 2020, cuando el Bundestag alemán anunció una situación epidémica de importancia nacional, que es el equivalente alemán de una pandemia. En marzo de 2020 y en base a esto, [se decretó] el confinamiento, con la suspensión de todos los derechos constitucionales esenciales por un tiempo imprevisible, y solo hubo una única opinión en la que el gobierno federal en Alemania basó su decisión.

    En una escandalosa violación del principio universalmente aceptado, "audiatur et altera pars", que significa que también hay que escuchar a la otra parte, la única persona a la que escucharon fue al Sr. Drosten. Esa es la misma persona cuyo horrible pronóstico de pánico había demostrado ser catastróficamente falso 12 años antes.

    Sabemos esto porque un denunciante llamado David Siber, miembro del Partido Verde [Green Party], nos lo contó. Lo hizo por primera vez el 29 de agosto de 2020 en Berlín [Alemania], en el contexto de un evento en el que también participó Robert F. Kennedy Jr. y en el que ambos hombres pronunciaron discursos. Y lo hizo luego en una de las sesiones de nuestro Comité del Coronavirus. La razón por la que hizo esto es que se había vuelto cada vez más escéptico sobre la versión [o narrativa] oficial propagada por los políticos y los principales medios de comunicación. Por lo tanto, se esforzó por conocer las opiniones de otros científicos y las encontró en Internet.

    Allí se dio cuenta de que había una serie de científicos de gran renombre que tenían una opinión completamente diferente, lo que contradecía los horribles pronósticos del Sr. Drosten. Ellos asumieron y aún asumen que no había ninguna enfermedad que fuera más allá de la gravedad de la gripe estacional, que la población ya había adquirido inmunidad cruzada o de células T contra este presuntamente nuevo virus y que, por lo tanto, no había razón para tomar medidas especiales, y ciertamente no para las vacunaciones.

    Entre estos científicos se encuentran el profesor John Ioannidis de la Universidad de Stanford en California, especialista en estadística y epidemiología, así como en salud pública y, al mismo tiempo, el científico más citado del mundo, el profesor Michael Levitt, premio Nobel de química y también un biofísico de la Universidad de Stanford, los profesores alemanes Corey Morling (?), Sucharit Bhakdi, Dr. Knut M. Wittkowski, así como Stephan Homburg (?). Y ahora muchos, muchos más científicos y médicos de todo el mundo, incluido el Dr. Mike Yeadon. El Dr. Mike Yeadon es ex vicepresidente y director científico de Pfizer, una de las compañías farmacéuticas más grandes del mundo. Y hablaremos un poco más de él un poco más tarde.

    A finales de marzo, principios de abril de 2020, el Sr. David Siber se dirigió a la dirección de su Partido Verde con el conocimiento que había acumulado y les sugirió que le presentaran al público estas otras opiniones científicas, y les explicó que contrariamente a las profecías apocalípticas del Sr. Drosten, no había razón para que el público entrara en pánico.

    Por cierto, Lord Sumption, quien se desempeñó como juez en la Corte Suprema Británica de 2012 a 2018, había hecho exactamente lo mismo, al mismo tiempo, y había llegado a la misma conclusión: que no había una base fáctica para el pánico y ninguna base legal para las medidas del Coronavirus. Asimismo, el expresidente del Tribunal Constitucional Federal de Alemania expresó, aunque con más cautela, serias dudas de que las medidas del Coronavirus fueran constitucionales.

    Pero en vez de tomar nota de estas otras opiniones y discutirlas con David Siber, la dirección del Partido Verde declaró que los mensajes de pánico del Sr. Drosten eran suficientemente buenos para el partido alemán. Pero el Partido Verde, recuerden, no es miembro de la coalición gobernante. Son la oposición. Aún así, eso fue suficiente para ellos. Así como había sido suficientemente bueno para el gobierno federal como base para su decisión de los confinamientos, dijeron. Posteriormente, la dirección del Partido Verde llamó a David Siber un teórico de la conspiración, sin nisiquiera haber considerado el contenido de su información, y luego lo despojó de sus mandatos.

    Ahora, echémosle un vistazo a la situación real actual en cuanto a la peligrosidad del virus, a la completa inutilidad de los tests PCR para la detección de infecciones, y a los confinamientos basados ​​en infecciones inexistentes.

    Mientras tanto, sabemos que los sistemas de atención sanitaria nunca estuvieron en peligro de verse abrumados por el Covid-19. Por el contrario, muchos hospitales permanecen vacíos hasta el día de hoy, y algunos ahora se enfrentan a la bancarrota. El hospital barco Comfort, que ancló en [el puerto de] Nueva York en ese momento y podría haber acomodado a mil pacientes, nunca acogió a más de unos 20 pacientes. En ningún lugar hubo exceso de mortalidad. Los estudios realizados por el profesor Ioannidis y otros han demostrado que la mortalidad del Coronavirus es equivalente a la de la gripe estacional.

    Incluso las imágenes de Bérgamo y Nueva York que se utilizaron para demostrar al mundo que el pánico estaba en orden, resultaron ser deliberadamente engañosas. Luego se filtró el así llamado “documento del pánico” [panic paper], que fue escrito por el Departamento del Interior alemán. Su contenido clasificado muestra más allá de toda duda que, de hecho, los políticos y los principales medios de comunicación llevaron deliberadamente a la población al pánico.

    Las adicionales declaraciones irresponsables del director del RKI (recordemos el CDC), señor Wieler, quien de forma reiterada y entusiasta anunció que las medidas del Coronavirus debían ser seguidas incondicionalmente por la población sin hacer preguntas, muestra que él siguió el guión textualmente. En sus declaraciones públicas, él siguió anunciando que la situación era muy grave y amenazante, aunque las cifras recopiladas por su propio instituto demostraban exactamente lo contrario. Entre otras cosas, el “documento del pánico” pide que los niños se sientan responsables, y cito: “Por la muerte dolorosa y torturada de sus padres y abuelos si no siguen las reglas del Coronavirus”, es decir, “si no se lavan las manos constantemente y no se mantienen alejados de sus abuelos.”

    Una aclaración: en Bérgamo, la gran mayoría de las muertes, el 94 % para ser exactos, resultó no ser el resultado del Covid-19 sino más bien la consecuencia de la decisión del gobierno de trasladar a los pacientes enfermos (la enfermedad era probablemente un resfriado o la gripe estacional) de los hospitales a los hogares de ancianos [asilos] para hacer espacio en los hospitales para todos los pacientes Covid-19 que finalmente nunca llegaron. Allí, en los hogares de ancianos, luego infectaron a los ancianos con un sistema inmunológico gravemente debilitado, generalmente como resultado de afecciones médicas preexistentes. Adicionalmente, una vacuna contra la gripe que se les había administrado anteriormente debilitó aún más el sistema inmunológico de las personas en los hogares de ancianos.

    En Nueva York, solo algunos, pero ni de lejos todos los hospitales, se vieron desbordados. Muchas personas, la mayoría de las cuales eran nuevamente ancianos y tenían condiciones médicas preexistentes graves, y la mayoría de las cuales, si no hubiera sido por el pánico, se hubieran quedado en casa para recuperarse, fueron trasladadas a los hospitales. Allí, muchos de ellos fueron víctimas de la atención médica, infecciones asociadas o infecciones nosocomiales por un lado, e incidentes de negligencia [o mala práctica] por el otro, por ejemplo, al ponerles un respirador en lugar de recibir oxígeno a través de una máscara de oxígeno.

    Nuevamente, para clarificar, el Covid-19 (este es el estado actual de las cosas) es una enfermedad peligrosa, al igual que la gripe estacional es una enfermedad peligrosa. Y, por supuesto, el Covid-19, al igual que la gripe estacional, a veces puede tener un curso clínico severo y en ocasiones mata a los pacientes. Sin embargo, como han demostrado las autopsias, que se llevaron a cabo en Alemania, en particular por el científico forense Profesor Klaus Püschel en Hamburgo, las muertes que examinó habían sido causadas casi todas por enfermedades preexistentes graves. Y casi todas las personas que habían muerto habían fallecido en su vejez, al igual que en Italia. Lo que significa que habían vivido más allá de su esperanza de vida promedio. En este contexto, también conviene mencionar lo siguiente.

    El RKI alemán, que es de nuevo el equivalente del CDC, había recomendado inicialmente, por extraño que parezca, que no se realizaran autopsias. Y hay numerosos informes creíbles de que a médicos y a hospitales de todo el mundo se les había pagado dinero por declarar a una persona fallecida como víctima del Covid-19 en vez de escribir la verdadera causa de la muerte en el certificado de defunción, por ejemplo, un ataque cardíaco o una herida de bala. Sin las autopsias, nunca sabríamos que la inmensa mayoría de las presuntas víctimas del Covid-19 habían muerto de enfermedades completamente diferentes, pero no del Covid-19.

    La afirmación de que el confinamiento era necesario porque había tantas infecciones diferentes con SARS-CoV-2, y porque los sistemas de atención médica se verían desbordados, es incorrecta por tres razones, como hemos aprendido de las audiencias que realizamos con el Comité de Coronavirus y de otros datos que han estado disponibles mientras tanto:

    A) El confinamiento se impuso cuando el virus ya estaba en retirada. Para el momento en el que se impuso el confinamiento, las presuntas tasas de infección ya estaban cayendo nuevamente.

    B) Ya existe protección contra el virus debido a la inmunidad cruzada o de células T. Además de que el confinamiento mencionado anteriormente se impuso cuando las tasas de infección ya estaban disminuyendo, también existe en la población general inmunidad cruzada o de células T contra el coronavirus, la cual existe en cada ola de resfriado o gripe. Esto es cierto incluso si esta vez estuvo en funcionamiento una cepa ligeramente diferente del coronavirus. Y eso se debe a que el propio sistema inmunológico del cuerpo recuerda todos los virus contra los que ha luchado en el pasado. Y a partir de esta experiencia, también reconoce una cepa supuestamente nueva pero similar del virus de la familia Coronavirus.

    Por cierto, así es como el ahora infame profesor Drosten inventó la prueba de PCR para la detección de una infección [Aclaración: la técnica PCR la inventó el Premio Nobel de Medicina Kary Mullis para ciertos usos industriales en el sector de la biotecnología, y en el 2020 el Sr. Drosten la adaptó en concreto para el Covid-19]. A principios de enero de 2020, basándose en este conocimiento muy básico, el Sr. Drosten desarrolló su prueba de PCR [para el Covid-19], que supuestamente detecta una infección con SARS-CoV-2.

    Sin haber visto nunca el virus real de Wuhan de China, sino sólo habiendo aprendido de los informes de las redes sociales que algo estaba sucediendo en Wuhan, comenzó a experimentar en su ordenador con lo que se convertiría en su prueba PCR para el Coronavirus. Para esto, usó un antiguo virus del SARS, esperando que fuera lo suficientemente similar a la supuesta nueva cepa del coronavirus encontrada en Wuhan. Luego envió a China el resultado de su ordenador para determinar si las víctimas del presunto nuevo coronavirus daban positivo. ¡Lo hicieron!

    Y eso fue suficiente para que la OMS (Organización Mundial de la Salud) hiciera sonar la alarma pandémica y recomendara el uso mundial de la prueba PCR Drosten para la detección de infecciones con el virus ahora llamado SARS-CoV-2.

    La opinión y el consejo de Drosten, y esto debe enfatizarse una vez más, fue la única fuente para el gobierno alemán cuando anunció el confinamiento, así como las normas para el distanciamiento social y el uso obligatorio de mascarillas. Y esto también debe enfatizarse una vez más, Alemania aparentemente se convirtió en el centro de influencias especialmente masivas de grupos de presión (Lobbies) por parte de la industria farmacéutica y tecnológica porque el mundo (en referencia a los supuestamente disciplinados alemanes) debería hacer lo que hacen los alemanes para sobrevivir a la pandemia.

    (Continúa en el siguiente post)

    Comentario


    • #3
      ¿Veis?, y esta es la parte más importante de nuestra investigación de los hechos: el test PCR está siendo utilizado sobre la base de declaraciones falsas, no sobre la base de hechos científicos con respecto a las infecciones.

      Mientras tanto, nos hemos enterado de que estos tests PCR, contrariamente a las afirmaciones de los Sres. Messrs, Drosten, Wieler y la OMS, no dan ninguna indicación de una infección por ningún virus, y mucho menos una infección por SARS-CoV-2.

      No sólo nuestros tests PCR no fueron aprobados expresamente con fines de diagnóstico, como se indica correctamente en los folletos que vienen con estos tests, y como ha enfatizado repetidamente el inventor de los tests PCR, Kary Mullis [Premio Nobel de Medicina]. En vez de eso, simplemente son incapaces de diagnosticar ninguna enfermedad. Es decir, contrariamente a las afirmaciones de Drosten, Wieler y la OMS, que las vienen haciendo desde que se proclamó la pandemia, un resultado positivo del test PCR no significa que haya una infección. Si alguien da positivo al test PCR, no significa que esté infectado con algo, y mucho menos con un virus contagioso SARS-CoV-2.

      Incluso el CDC de Estados Unidos, incluso esta institución dice y está de acuerdo con esto, y cito directamente de la página 38 de una de sus publicaciones sobre el coronavirus y los tests PCR (fechada el 13 de julio de 2020):

      El primer punto contundente dice: “La detección de ARN viral podría no indicar la presencia de virus infecciosos o que el n-cov 2019 es el agente causante de los síntomas clínicos.”

      El segundo punto contundente dice: “El rendimiento [o funcionamiento] de este test no ha sido establecido para monitorear el tratamiento de la infección por n-cov 2019.”

      El tercer punto contundente dice: “Este test no puede descartar enfermedades causadas por otros patógenos bacterianos o virales.”

      Todavía no está claro si alguna vez ha habido un aislamiento científicamente correcto del virus de Wuhan, por lo que nadie sabe exactamente lo que estamos buscando cuando hacemos el test. Sobre todo porque este virus, al igual que los virus de la gripe, muta rápidamente. Los hisopos de PCR toman una o dos secuencias de una molécula que son invisibles para el ojo humano y, por lo tanto, deben ser amplificadas en muchos ciclos para hacerlas visibles. Todo lo que supere los 35 ciclos, según informó [el periódico] “The New York Times” y otros, se considera completamente no fiable y científicamente injustificable.

      Sin embargo, el test de Drosten, así como los tests recomendados por la OMS que siguieron su ejemplo, ¡se establecen [o se graduan] en 45 ciclos! ¿Puede eso deberse al deseo de producir tantos resultados positivos como sea posible y, por lo tanto, proporcionar la base para la falsa suposición de que se ha detectado un gran número de infecciones? El test no puede distinguir entre materia inactiva y reproductiva. Eso significa que [el test PCR] puede dar un resultado positivo porque la prueba detecta, por ejemplo, un fragmento de deshechos [biológicos, materia muerta], un fragmento de una molécula que puede indicar nada más que el hecho de que el sistema inmunológico de la persona testeada ganó una batalla con un resfriado común en el pasado.

      Incluso el propio Drosten declaró en una entrevista con una revista de negocios alemana en 2014, en ese momento en relación a la supuesta detección de una infección por el virus MERS y supuestamente con la ayuda del test PCR, que estos tests PCR son tan altamente sensibles que incluso personas muy saludables y no infecciosas pueden dar positivo.

      En ese momento, [Drosten] también se volvió muy consciente del poderoso papel de los medios de comunicación para generar pánico y miedo, como ustedes verán al final de la siguiente cita, él dijo entonces en su entrevista:

      “Si, por ejemplo, tal patógeno se escabulle por la mucosa nasal de una enfermera durante un día o dos sin que ella se enferme ni note nada, de repente ella es un caso de MERS.”

      Esto también podría explicar la explosión del número de casos en Arabia Saudita. Además, los medios de comunicación allí han hecho de esto una sensación increíble. ¿Ha olvidado él esto? ¿O está él ocultando esto deliberadamente (en el contexto actual) porque el Coronavirus es una oportunidad de negocio muy lucrativa para la industria farmacéutica en su conjunto y para el Sr. Alfred Lunt, su coautor en muchos estudios y también un fabricante de tests PCR? En mi opinión, es completamente inverosímil que se haya olvidado en 2020 de lo que sabía sobre los tests PCR y se le dijo a una revista de negocios en 2014.

      En resumen, este test [PCR] no puede detectar ninguna infección, contrariamente a todas las afirmaciones falsas que afirman que sí. Una infección, una así llamada infección caliente, requiere que el virus, o más bien un fragmento de una molécula que podría ser un virus, no simplemente se encuentre en alguna parte, por ejemplo, en la garganta de una persona sin causar ningún daño. Eso sería una infección fría. Más bien, una infección caliente requiere que el virus penetre en las células, se replique allí y cause síntomas como dolores de cabeza o dolor de garganta.

      Sólo entonces la persona está realmente infectada en el sentido de una infección caliente. Porque sólo entonces una persona es contagiosa que puede contagiar a otros. Hasta entonces, es completamente inofensivo tanto para el anfitrión como para todas las demás personas con las que el anfitrión entra en contacto. Una vez más, esto significa que los resultados positivos de los tests [PCR], contrariamente a todas las demás afirmaciones de Drosten, Wieler o la OMS, no significan nada con respecto a las infecciones, como incluso lo sabe el CDC, como se cita anteriormente.

      Mientras tanto, varios científicos muy respetados en todo el mundo asumen que nunca ha habido una pandemia de Coronavirus, sino sólo una pandemia de tests PCR. Esta es la conclusión a la que han llegado muchos científicos alemanes como los profesores Bhakdi, Rice, Morling (?), Harcourts (?), Wallack (?) y muchos otros, entre ellos el arriba mencionado profesor John Ioannidis y el premio Nobel Profesor Michael Levitt de la Universidad de Stanford.

      La opinión más reciente de este tipo es la del antes mencionado Dr. Mike Yeadon, ex vicepresidente y director científico jefe de Pfizer, quien ocupó ese cargo durante 16 años. Él y sus coautores, todos científicos de renombre, publicaron un artículo científico en septiembre de 2020, y él escribió un correspondiente artículo de revista el 20 de septiembre de 2020. Entre otras cosas, él y ellos declaran, y cito:

      "Estamos basando nuestra política gubernamental, nuestra política económica y la política de restricción de los derechos fundamentales, presumiblemente en datos y suposiciones completamente incorrectos sobre el coronavirus. Si no fuera por los resultados de los tests de los que se informa constantemente en los medios, la pandemia habría terminado porque en realidad no pasó nada. Por supuesto, hay algunos casos individuales graves de enfermedad, pero también hay algunos en cada epidemia de gripe. Hubo una ola real de enfermedad en marzo y abril [2020], pero desde entonces, todo ha vuelto a la normalidad. Solo los resultados positivos suben y se ven alocados una y otra vez, dependiendo de cuántos tests se realicen. Pero los casos reales de enfermedades se acabaron. No se puede hablar de una segunda oleada”.

      La presunta nueva cepa del coronavirus es, continúa [diciendo] el Dr. Yeadon, sólo nueva, en el sentido de que es un nuevo tipo de coronavirus conocido desde hace mucho tiempo. Hay al menos cuatro virus Coronavirus que son endémicos y causaron algunos de los resfriados comunes que experimentamos, especialmente en invierno. Todos ellos tienen una secuencia sorprendente similar al coronavirus. Y debido a que el sistema inmunológico humano reconoce la similitud con el virus que ahora supuestamente se ha descubierto recientemente, una inmunidad de células T ha existido desde hace mucho tiempo en este respecto. El 30 % de la población tenía esto incluso antes de que apareciera el presunto nuevo virus. Por lo tanto, es suficiente para la llamada inmunidad colectiva [o inmunidad de rebaño] que entre el 15 % y el 25 % de la población esté infectada con el presunto nuevo coronavirus para detener la propagación del virus. Y este ha sido el caso desde hace mucho tiempo.

      En relacion a los importantísimas tests PCR, Yeadon escribe en un artículo titulado “Mentiras, malditas mentiras y estadísticas de salud. El peligro mortal de los falsos positivos ” (“Lies, Damned Lies and Health Statistics. The Deadly Danger of False Positives”), con fecha del 20 de septiembre de 2020, y cito:

      “La probabilidad de que un caso aparentemente positivo sea un falso positivo es de entre 89 % y 94 %, o casi certeza.”

      El Dr. Yeadon, estando de acuerdo con los profesores de inmunología Camera (?) de Alemania, Capel de Holanda y Cahill de Irlanda, así como el microbiólogo Dr. Arvi (?) de Austria, todos los cuales declararon ante el el comité del Coronavirus de Alemania, señala explícitamente que un test positivo no significa que se haya encontrado un virus intacto.

      Los autores explican que lo que realmente mide el test PCR es, y cito:

      “Simplemente la presencia de secuencias parciales de ARN presentes en el virus intacto, que podría ser un trozo de un virus muerto, que no puede enfermar al sujeto y no puede transmitirse, y no puede enfermar a nadie más”.

      Debido a lo completamente inadecuado que es el test para la detección de enfermedades infecciosas, y dado que dio positivo en cabras, ovejas, papayas e incluso alas de pollo, el profesor de Oxford Carl Heneghan, director del Centro de Medicina Basada en Evidencia, escribe que el virus covid nunca desaparecería si se continuara con la práctica de este test, pero siempre se detectaría falsamente en muchas de las cosas a las que se le haga el test.

      Los confinamientos, como descubrieron Yeadon y sus colegas, no funcionan. Suecia, con su enfoque de laissez-faire [relajado, flexible], y Gran Bretaña con su confinamiento estricto, por ejemplo, tienen estadísticas de enfermedad y mortalidad completamente comparables. Lo mismo encontraron científicos estadounidenses en relación a los diferentes estados de Estados Unidos. No hay diferencia en la incidencia de la enfermedad tanto si un Estado implementa el confinamiento como si no.

      Con respecto al ahora infame profesor Neil Ferguson del Imperial College de Londres y sus modelos informáticos completamente falsos que advertían de millones de muertes, él dice que, y cito:

      "Ningún científico serio da validez al modelo de Ferguson", señala con un desdén apenas velado, y de nuevo, cito: "Es importante que, ya sabes, la mayoría de los científicos no acepten que el modelo de Ferguson sea siquiera levemente correcto".

      Pero el gobierno todavía está casado con el modelo [de Neil Ferguson].

      Ferguson predijo 40.000 muertes por Coronavirus en Suecia para mayo [2020] y 100.000 para junio [2020], pero se han mantenido en 5.800, lo que, según las autoridades suecas, equivale a una gripe leve. Si los tests PCR no se hubieran utilizado como una herramienta de diagnóstico para las infecciones por Coronavirus, no habría una pandemia y no habría confinamientos. Pero todo se habría percibido como una oleada media o leve de gripe, concluyen estos científicos.

      El Dr. Yeadon, en su artículo “Mentiras, malditas mentiras y estadísticas de salud. El peligro mortal de los falsos positivos ” (“Lies, Damned Lies and Health Statistics. The Deadly Danger of False Positives”. 20-sep-2020), escribe:

      “Este test [PCR] tiene fallos fatales y debe ser retirado de inmediato y nunca más volver a usarse en esta configuración, a menos que se demuestre que se corrige”. Y hacia el final de ese artículo: "He explicado cómo un test diagnóstico de rendimiento sin esperanza [sin utilidad, inútil] se ha utilizado y se sigue utilizando no para el diagnóstico de enfermedades sino, según parece, sólo para crear miedo".

      Ahora, echémosle un vistazo a la situación actual real con respecto al daño severo causado por los confinamientos y otras medidas.

      Recientemente se filtró otro documento detallado escrito por un funcionario alemán del Departamento del Interior que es responsable de la evaluación de riesgos y la protección de la población contra los riesgos. Ahora se llama "El papel de la falsa alarma" (“The false alarm paper”). Este artículo llega a la conclusión de que no hubo ni hay evidencia suficiente de riesgos graves para la salud de la población, como afirmaban Drosten, Wieler y la OMS. Pero el autor dice que hay mucha evidencia de que las medidas del Coronavirus están causando un daño gigantesco a la salud y a la economía de la población, las cuales él luego las describe en detalle en este documento. Esto, concluye él, conducirá a reclamaciones muy elevadas por daños [y perjuicios], de las que el gobierno será hecho responsable. Esto ahora se ha convertido en realidad. Pero el autor del artículo fue suspendido.

      Cada vez más científicos, pero también abogados, reconocen que como resultado del pánico difundido deliberadamente y de las medidas del Coronavirus habilitadas por este pánico, la democracia está en gran peligro de ser reemplazada por modelos totalitarios fascistas.

      Como ya mencioné anteriormente arriba, en Australia, las personas que no usan las mascarillas, que cada vez más estudios muestran que son peligrosas para la salud, o que supuestamente no las usan correctamente, son arrestadas, esposadas y encarceladas. En Filipinas, corren el riesgo de recibir un disparo. Pero incluso en Alemania y en otros países previamente civilizados, los niños son separados de sus padres si no cumplen con las regulaciones de la cuarentena, regulaciones de distancia y regulaciones del uso de mascarillas.

      Según los psicólogos y psicoterapeutas que declararon ante el Comité del Coronavirus, los niños están traumatizados en masa, con las peores consecuencias psicológicas aún por esperar a mediano y largo plazo. Sólo en Alemania, se espera que entre 500.000 a 800.000 pequeñas y medianas empresas se vayan a la quiebra en otoño [2020-2021], empresas que forman la columna vertebral de la economía.

      Esto resultará en pérdidas fiscales [o de impuestos] incalculables y en transferencias incalculablemente altas del dinero de la Seguridad Social a largo plazo para, entre otras cosas, beneficios por desempleo. Dado que, mientras tanto, casi todo el mundo está empezando a comprender el devastador y total impacto de las medidas del Coronavirus completamente infundadas, me abstendré de detallar más este tema.

      Quiero decir, os daré un resumen de las consecuencias legales. La parte más difícil del trabajo de un abogado, como siempre, es establecer los hechos verdaderos, no la aplicación de las reglas legales para esos hechos. Desafortunadamente, un abogado alemán no aprende esto en la facultad de derecho. Pero sus homólogos Anglo Americanos sí reciben la formación necesaria para ello en sus facultades de derecho. Y probablemente por esta razón, pero también debido a la independencia mucho más pronunciada del poder judicial Angloamericano estadounidense, la ley Angloamericana de pruebas [o evidencias] es mucho más efectiva en la práctica que la alemana.

      Un tribunal de justicia sólo puede resolver una disputa legal correctamente si previamente ha determinado los hechos correctamente, lo que no es posible sin mirar todas las pruebas [o evidencias]. Y es por eso que la ley de la prueba [o evidencia] es tan importante sobre la base de los hechos resumidos anteriormente, en particular los establecidos con la ayuda del trabajo del Comité del Coronavirus Alemán. La evaluación legal es en realidad simple. Es simple para todos los sistemas legales civilizados, independientemente de si estos sistemas legales se basan en el derecho civil, que sigue más de cerca el derecho romano, o si se basan en el derecho consuetudinario angloamericano [o ley común, common law], que sólo está débilmente conectado con el derecho romano.

      Primero echemos un vistazo a la inconstitucionalidad de las medidas. Varios profesores de derecho alemanes, incluidos los profesores Ken Green, Maust Week (?), (?) y (?), han manifestado, ya sea en opiniones escritas de expertos o en entrevistas, puntos de vista en línea con las serias dudas expresadas por el expresidente de la Corte Constitucional federal [de Alemania] con respecto a la constitucionalidad de las medidas del Coronavirus de que estas medidas, las medidas del Coronavirus, carecen de suficiente base fáctica, y también sin una base legal suficiente, y por lo tanto son inconstitucionales y deben ser derogadas inmediatamente.

      Muy recientemente, un juez, Schleiff (?) es su nombre, declaró públicamente que el poder judicial alemán, al igual que el público en general, ha estado tan aterrorizado que ya no podía administrar justicia correctamente. Él dice que los tribunales de justicia, y cito:

      "Todos han renunciado demasiado rápido mediante medidas coercitivas, las cuales para millones de personas en toda Alemania representan suspensiones masivas de sus derechos constitucionales". Él señala que los ciudadanos alemanes, cito nuevamente: “Actualmente están experimentando la usurpación más grave de sus derechos constitucionales desde la fundación de la República Federal de Alemania en 1949. Con objeto de contener la pandemia del Coronavirus, los gobiernos federal y estatal han intervenido ”, dice él,“ masivamente, y en parte amenazando la existencia misma del país, tal y como está garantizada por los derechos constitucionales del pueblo”.

      ¿Qué pasa con el fraude, el daño intencional y los crímenes de lesa humanidad [o crímenes contra la humanidad]?

      En base a las reglas del derecho penal [o criminal, criminal law], el afirmar hechos falsos en relación a los tests PCR o la tergiversación intencional, como fue cometida por los Sres. Messrs, Drosten y Wieler, así como por la OMS, sólo puede ser considerada [o evaluada] como "fraude" en base a las reglas de derecho de responsabilidad civil [tort law]. Esto se traduce en infligir daño intencionalmente.

      El profesor alemán de derecho civil, Martin Schwabe, apoya este hallazgo en entrevistas públicas. En una opinión legal integral de alrededor de 180 páginas, él se ha familiarizado con este tema como ningún otro jurista lo ha hecho hasta ahora y, en particular, ha proporcionado una descripción detallada del comleto fracaso de los medios de comunicación tradicionales de informar sobre los hechos verdaderos de esta así llamada pandemia.

      Messers, Drosten, Wieler y Tedros de la OMS, todos sabían, basándose en su propia experiencia [o conocimiento de expertos] o en la experiencia [o conocimiento experto] de sus instituciones, que los tests PCR no pueden proporcionar ninguna información sobre infecciones, pero le dijeron [o afirmaron] una y otra vez al público en general que sí pueden, con sus homólogos de todo el mundo repitiendo esto. Y todos sabían y aceptaban que, en base a sus recomendaciones, los gobiernos del mundo decidirían sobre los confinamientos, las reglas de distanciamiento social y el uso obligatorio de mascarillas, éstas últimas representando un peligro muy grave para la salud, como muestran cada vez más estudios independientes y declaraciones de expertos.

      Bajo las reglas de la ley de responsabilidad civil [tort law], todos aquellos que han sido perjudicados por estos tests PCR, confinamientos inducidos por tests PCR, tienen derecho a recibir una compensación completa por sus pérdidas. En particular, existe el deber de compensar. Es decir, un deber de pagar los daños [o pagar indemnizaciones] por las pérdidas de beneficios sufridas [lucro cesante] por empresas y autónomos, trabajadores por cuenta ajena, como consecuencia del confinamiento y otras medidas.

      Mientras tanto, sin embargo, las medidas anti Coronavirus han causado y continúan causando daños tan devastadores a la población mundial, la salud y la economía, que los crímenes cometidos por los Sres. Messrs, Drosten, Wieler y la OMS deben ser calificados legalmente como realmente crímenes contra humanidad, tal y como se define en la Sección siete del Código Penal Internacional.

      ¿Cómo podemos hacer algo? ¿Qué podemos hacer?

      Bueno, la Demanda Colectiva [Class Action Lawsuit] es la mejor ruta hacia daños compensatorios y consecuencias políticas. La así llamada Demanda Colectiva se basa en la ley inglesa y existe hoy día en USA y en Canadá. Permite que un tribunal de justicia permita que una demanda por daños [y perjuicios] sea juzgada como una Demanda Colectiva a solicitud de un demandante, si: (1) como resultado de un evento que induce un daño, (2) un gran número de personas sufren la mismo tipo de daño.

      Dicho de otra manera, un juez puede permitir que una Demanda Colectiva siga adelante si cuestiones comunes de derecho y de hechos constituyen el componente vital de la demanda.

      Aquí, las cuestiones comunes de derecho y de hechos giran en torno a los confinamientos basados ​​en los tests PCR en todo el mundo y en sus consecuencias. Al igual que los automóviles de pasajeros diésel de VW [Volkswagen] eran productos que funcionaban, pero estaban defectuosos debido a un así llamado dispositivo de desactivación porque no cumplían con los estándares de emisiones, así también los tests PCR, que son productos perfectamente buenos en otros entornos, son productos defectuosos cuando se trata del diagnóstico de infecciones.

      Ahora bien, si una empresa estadounidense o canadiense o un individuo estadounidense o canadiense decide demandar a estas personas en los Estados Unidos o Canadá por daños [y perjuicios], entonces el tribunal debe resolverlo. Esta disputa puede, previa solicitud, permitir que esta queja sea juzgada como una Demanda Colectiva [Class Action Lawsuit]. Si esto sucede, todas las partes afectadas en todo el mundo serán informadas sobre esto a través de publicaciones en los principales medios de comunicación y, por lo tanto, tendrán la oportunidad de unirse a esta Demanda Colectiva dentro de un período de tiempo que será determinado por el tribunal.

      Debe hacerse énfasis en que nadie debe unirse a la Demanda Colectiva, pero todas las partes lesionadas pueden unirse a la Demanda Colectiva. La ventaja de la Demanda Colectiva es que solo se necesita un juicio, a saber, para juzgar la queja de un demandante representativo que se ve afectado de una manera típica a todos los demás miembros de la Demanda Colectiva. Esto es, en primer lugar, más barato y, en segundo lugar, más rápido que cientos de miles o más demandas individuales. Y en tercer lugar, impone una carga menor a los tribunales. En cuarto lugar, como regla, permite un examen mucho más preciso de las acusaciones de lo que sería posible en el contexto de cientos de miles o más, probablemente, en este escenario del Coronavirus, incluso millones de demandas individuales.

      En particular, es aplicable la bien establecida y probada ley de pruebas [law of evidence] Anglo Americana con su descubrimiento previo al juicio. Esto requiere que se pongan sobre la mesa todas las pruebas [evidencias] relevantes para la determinación de la demanda, en contraste con la situación típica en las demandas alemanas con un desequilibrio estructural, es decir, demandas que involucran, por un lado, un consumidor, y por el otro lado, una poderosa corporación.

      La retención o incluso la destrucción de pruebas [o evidencias] no deja de tener consecuencias. Más bien, la parte que retenga o incluso destruya evidencias [o pruebas] pierde el caso bajo estas reglas de evidencia. Aquí en Alemania, un grupo de abogados de responsabilidad civil se han unido para ayudar a sus clientes a recuperar los daños. Ellos han proporcionado toda la información y los formularios relevantes para que los demandantes alemanes estimen cuánto daño han sufrido y se unan al grupo, o los demandantes que luego se unirán a la Demanda Colectiva cuando ésta avance, ya sea en Canadá o en USA.

      Inicialmente, este grupo de abogados se había planteado cobrar y gestionar también las reclamaciones por daños y perjuicios de otros demandantes no alemanes. Pero esto resultó ser inmanejable. Sin embargo, a través de la Red de Abogados Internacionales, que está creciendo día a día, el grupo de abogados alemanes les proporciona a todos sus colegas y a todos los demás países, de forma gratuita, toda la información relevante, incluyendo las opiniones y testimonios de expertos que muestran que los tests PCR no pueden detectar infecciones.

      Y también les proporcionan toda la información relevante sobre cómo pueden preparar y agrupar las reclamaciones por daños y perjuicios de sus clientes para que ellos también puedan hacer valer las reclamaciones de sus clientes por daños y perjuicios, ya sea en los tribunales de sus países de origen, o dentro del marco de la Demanda Colectiva [Class Action Lawsuit], como se explicó arriba.

      Estos escandalosos hechos del Coronavirus recopilados principalmente por el Comité del Coronavirus y resumidos arriba, son los mismos hechos que pronto se demostrará que son ciertos, ya sea en un tribunal de justicia o en muchos tribunales de justicia de todo el mundo.

      Estos son los hechos que les quitarán las máscaras de los rostros a todos los responsables de estos crímenes. A los políticos que creéis en esas personas corruptas, se os ofrecen estos hechos aquí incluidos como un salvavidas que puede ayudaros a reajustar vuestro curso de acción y comenzar la discusión científica pública largamente esperada [o retrasada], y no caeros junto con esos charlatanes y criminales.

      Gracias.

      Comentario


      • #4
        TRANSCRIPCIÓN COMPLETA DEL COMUNICADO DEL DR. REINER FUELLMICH. 3-OCTUBRE-2020

        EN INGLÉS

        Hello, I am Reiner Fuellmich, and I have been admitted to the Bar in Germany and in California for 26 years. I have been practicing law primarily as a trial lawyer against fraudulent corporations such as Deutsche Bank, formerly one of the world's largest and most respected banks, today, one of the most toxic criminal organizations in the world. VW [Volkswagen], one of the world's largest and most respected car manufacturers, today notorious for its giant diesel fraud. And Kuehne and Nagel, the world's largest shipping company, we're suing them in a multi million dollar bribery case.

        I'm also one of four members of the German Corona Investigative Committee since July 10th, 2020. This committee has been listening to a large number of international scientists and experts testimony to find answers to questions about the current crisis, which more and more people worldwide are asking.

        All the above mentioned cases of corruption and fraud committed by the German corporations pale in comparison in view of the extent of the damage that the current crisis has caused and continues to cause. This Corona crisis, according to all we know today, must be renamed a Corona scandal, and those responsible for it must be criminally prosecuted and sued for civil damages.

        On a political level, everything must be done to make sure that no one will ever again be in a position of such power as to be able to defraud humanity or to attempt to manipulate us with their corrupt agendas. And for this reason, I will now explain to you how and where an international network of lawyers will argue this biggest tort case ever, the Corona fraud scandal, which has meanwhile unfolded into probably the greatest crime against humanity ever committed.

        Crimes against humanity were first defined in connection with the Nuremberg trials after World War II, that is, when they dealt with the main war criminals of the Third Reich. Crimes against humanity are today regulated in Section-7 of the International Criminal Code.

        The three major questions to be answered in the context of a judicial approach to the Corona scandal are:

        1) Is there a Corona pandemic or is there only a PCR test pandemic? Specifically, does a positive PCR test result mean that the person tested is infected with covid-19, or does it mean absolutely nothing in connection with the covid-19 infection?

        2) Do the so-called anti Corona measures, such as the lockdown, mandatory face masks, social distancing and quarantine regulations serve to protect the world's population from Corona, or do these measures serve only to make people panic so that they believe, without asking any questions, that their lives are in danger, so that in the end the pharmaceutical and tech industries can generate huge profits from the sale of PCR tests, antigen and antibody tests and vaccines, as well as the harvesting of our genetic fingerprints? And:

        3) Is it true that the German government was massively lobbied more so than any other country by the chief protagonists of this so-called Corona pandemic, Mr. Drosten, virologist at Charité Hospital in Berlin, Mr. Wieler, veterinarian and head of the German equivalent of the CDC, the RKI, and Mr. Tedros, head of the World Health Organization, or WHO, because of Germany is known as a particularly disciplined country and was therefore to become a role model for the rest of the world, for its strict and of course, successful adherence to the Corona measures?

        Answers to these three questions are urgently needed because the allegedly new and highly dangerous coronavirus has not caused any excess mortality anywhere in the world and certainly not here in Germany. But the anti Corona measures whose only bases are the PCR test results, which are in turn all based on the German Drosten test, have in the meantime caused the loss of innumerable human lives and have destroyed the economic existence of countless companies and individuals worldwide.

        In Australia, for example, people are thrown into prison if they do not wear a mask or do not wear it properly as deemed by the authorities. In the Philippines, people who do not wear a mask or do not wear it properly in this sense, are getting shot in the head.

        Let me first give you a summary of the facts that they present as they present themselves today. The most important thing in a lawsuit is to establish the facts, that is, to find out what actually happened. That is because the application of the law always depends on the facts at issue. If I want to prosecute someone for fraud, I cannot do that by presenting the facts of a car accident. So what happened here regarding the alleged Corona pandemic? The facts laid out below are to a large extent the result of the work of the Corona Investigative Committee.

        This committee was founded on July 10th [2020] by four lawyers in order to determine, through hearing expert testimony of international scientists and other experts:

        One, how dangerous is the virus, really?

        Two, what is the significance of a positive PCR test?

        Three, what collateral damage has been caused by the Corona measures, both with respect to the world's population's health and with respect to the world's economy?

        Let me start with a background, a little bit of background information. What happened in May 2019 and then in early 2020 and what happened 12 years earlier with the swine flu, which many of you may have forgotten about. In May of 2019, the stronger of the two parties which govern Germany in a grand coalition, the CDU, held a Congress on global health, apparently at the instigation of important players from the pharmaceutical industry and the tech industry. At this Congress, the usual suspects, you might say, gave their speeches.

        Angela Merkel was there and the German secretary of health Jens Spahn. But some other people who we would not necessarily expect to be present at such a gathering were also there. Professor Drosten, virologist from the Charité Hospital in Berlin. Professor Wieler, veterinarian and head of the RKI, the German equivalent of the CDC. As well as Mr. Tedros, philosopher and head of the World Health Organization, WHO. They all gave speeches there. Also present and giving speeches were the chief lobbyists of the world's two largest health funds, namely the Bill and Melinda Gates Foundation and the Wellcome Trust.

        Less than a year later, these very people called the shots in the proclamation of the worldwide Corona pandemic, made sure that mass PCR tests were used to prove mass infections with covid-19 all over the world, and are now pushing for vaccines to be invented and sold worldwide.

        These infections, or rather the positive test results that the PCR tests delivered, in turn became the justification for worldwide lockdowns, social distancing and mandatory face masks. It is important to note at this point that the different definition of a pandemic was changed 12 years earlier. Until then, a pandemic was considered to be a disease that spread worldwide and which led to many serious illnesses and deaths. Suddenly, and for reasons never explained, it was supposed to be a worldwide disease only. Many serious illnesses and many deaths were not required anymore to announce a pandemic.

        Due to this change, the WHO, which is closely intertwined with the global pharmaceutical industry, was able to declare the swine flu a pandemic in 2009, with the result that vaccines were produced and sold worldwide on the basis of contracts that have been kept secret, until today. These vaccines proved to be completely unnecessary because the swine flu eventually turned out to be a mild flu and never became the horrific plague that the pharmaceutical industry and its affiliated universities kept announcing it would turn into, with millions of deaths certain to happen if people didn't get vaccinated.

        These vaccines also led to serious health problems. About 700 children in Europe fell incurably ill with narcolepsy and are now forever severely disabled. The vaccines, bought with millions of taxpayers money had to be destroyed, with even more taxpayers money. Already then, during the swine flu, the German virologist Drosten was one of those who stirred up panic in the population, repeating over and over again that the swine flu would claim many hundreds of thousands, even millions of deaths all over the world.

        In the end, it was mainly thanks to Dr. Wolfgang Wodarg and his efforts as a member of the German Bundestag and also a member of the Council of Europe, that this hoax was brought to an end before it would lead to even more serious consequences.

        Fast forward to March of 2020, when the German Bundestag announced an epidemic situation of national importance, which is the German equivalent of a pandemic. In March of 2020 and based on this, the lockdown with the suspension of all essential constitutional rights for an unforeseeable time, there was only one single opinion on which the federal government in Germany based its decision.

        In an outrageous violation of the universally accepted principle, “audiatur et altera pars”, which means that one must also hear the other side, the only person they listened to was Mr. Drosten. That is the very person whose horrific panic inducing prognoses had proved to be catastrophically false 12 years earlier.

        We know this because a whistleblower named David Siber, a member of the Green Party, told us about it. He did so first on August 29, 2020 in Berlin, in the context of an event at which Robert F. Kennedy Jr. also took part and at which both men gave speeches. And he did so afterwards in one of the sessions of our Corona committee. The reason he did this, is that he had become increasingly skeptical about the official narrative propagated by politicians and the mainstream media. He had therefore undertaken an effort to find out about other scientists opinions and had found them on the Internet.

        There he realized that there were a number of highly renowned scientists who held a completely different opinion, which contradicted the horrific prognoses of Mr. Drosten. They assumed and still do assume that there was no disease that went beyond the gravity of the seasonal flu, that the population had already acquired cross or T-Cell immunity against this allegedly new virus, and that there was therefore no reason for any special measures and certainly not for vaccinations.

        These scientists include Professor John Ioannidis of Stanford University in California, a specialist in statistics and epidemiology, as well as public health and at the same time, the most quoted scientists in the world, Professor Michael Levitt, Nobel Prize winner for chemistry and also a biophysicist at Stanford University, the German professors, Corey Morling??, Sucharit Bhakdi, Dr. Knut M. Wittkowski, as well as Stephan Homburg??. And now many, many more scientists and doctors worldwide, including Dr. Mike Yeadon. Dr. Mike Yeadon is the former vice president and scientific director of Pfizer, one of the largest pharmaceutical companies in the world. And we'll talk some more about him a little later.

        At the end of March, beginning of April of 2020, Mr. David Siber turned to the leadership of his Green Party with the knowledge he had accumulated and suggested that they present these other scientific opinions to the public, and explained that contrary to Mr. Drosten's doomsday prophecies, there was no reason for the public to panic.

        Incidentally, Lord Sumption, who served as a judge at the British Supreme Court from 2012 to 2018, had done the very same thing, at the very same time, and had come to the very same conclusion: that there was no factual basis for panic and no legal basis for the Corona measures. Likewise, the former president of the German Federal Constitutional Court expressed, albeit more cautiously, serious doubts that the Corona measures were constitutional.

        But instead of taking note of these other opinions and discussing them with David Siber, the Green Party leadership declared that Mr. Drosten's panic messages were good enough for the German party. For the Green Party, remember, they're not a member of the ruling coalition. They're the opposition. Still, that was enough for them. Just as it had been good enough for the federal government as a basis for its Lockdown decision, they said. They subsequently, the Green Party leadership, called David Siber a conspiracy theorist, without ever having considered the content of his information, and then stripped him of his mandates.

        Now, let's take a look at the current actual situation regarding the virus's danger, the complete uselessness of PCR tests for the detection of infections, and the lockdowns based on nonexistent existant infections.

        In the meantime, we know that the health care systems were never in danger of becoming overwhelmed by covid-19. On the contrary, many hospitals remain empty to this day and some are now facing bankruptcy. The hospital Ship Comfort, which anchored in New York at the time and could have accommodated a thousand patients, never accommodated more than some 20 patients. No where was there any excess mortality. Studies carried out by Professor Ioannidis and others have shown that the mortality of Corona is equivalent to that of the seasonal flu.

        Even the pictures from Bergamo and New York that were used to demonstrate to the world that panic was in order, proved to be deliberately misleading. Then, the so-called panic paper was leaked, which was written by the German Department of the Interior. Its classified content shows beyond a shadow of a doubt that in fact the population was deliberately driven to panic by politicians and mainstream media.

        The accompanying irresponsible statements of the head of the RKI (remember the CDC), Mr. Wieler, who repeatedly and excitedly announced that the Corona measures must be followed unconditionally by the population without them asking any question, shows that he followed the script verbatim. In his public statements, he kept announcing that the situation was very grave and threatening, although the figures compiled by his own institute proved the exact opposite. Among other things, the panic paper calls for children to be made to feel responsible, and I quote, “for the painful, tortured death of their parents and grandparents if they do not follow the Corona rules”, that is, “if they do not wash their hands constantly and don't stay away from their grandparents.”

        A word of clarification: in Bergamo, the vast majority of death, 94 percent, to be exact, turned out to be the result not of covid-19, but rather the consequence of the government deciding to transfer sick patients (sick was probably the cold or seasonal flu) from hospitals to nursing homes in order to make room at the hospitals for all the covid patients who ultimately never arrived. There at the nursing homes, they then infected old people with a severely weakened immune system, usually as a result of pre-existing medical conditions. In addition, a flu vaccination which had previously been administered, had further weakened the immune systems of the people in the nursing homes.

        In New York, only some, but by far not all hospitals, were overwhelmed. Many people, most of whom were again elderly and had serious pre-existing medical conditions, and most of whom, had it not been for the panic mongering, would have just stayed at home to recover, were raced to the hospitals. There, many of them fell victim to health care, associated infections or nosocomial infections on the one hand, and incidents of malpractice on the other hand, for example, by being put on a respirator rather than receiving oxygen through an oxygen mask.

        Again, to clarify, covid-19 (this is the current state of affairs) is a dangerous disease, just like the seasonal flu is a dangerous disease. And of course, covid-19, just like the seasonal flu, may sometimes take a severe clinical course and will sometimes kill patients. However, as autopsies have shown, which were carried out in Germany, in particular by the forensic scientist Professor Klaus Püschel in Hamburg, the fatalities he examined had almost all been caused by serious pre-existing conditions. And almost all of the people who had died had died at the very old age, just like in Italy. Meaning they had lived beyond their average life expectancy. In this context, the following should also be mentioned.

        The German RKI, that is again the equivalent of the CDC, had initially, strangely enough, recommended that no autopsies be performed. And there are numerous credible reports that doctors and hospitals worldwide had been paid money for declaring a deceased person a victim of covid-19 rather than writing down the true cause of death on the death certificate, for example, a heart attack or a gunshot wound. Without the autopsies, we would never know that the overwhelming majority of the alleged covid-19 victims had died of completely different diseases, but not of covid-19.

        The assertion that the lockdown was necessary because there were so many different infections with sars-cov-2, and because the health care systems would be overwhelmed, is wrong for three reasons as we have learned from the hearings we conducted with the Corona committee and from other data that has become available in the meantime:

        A) The lockdown was imposed when the virus was already retreating. By the time the lockdown was imposed, the alleged infection rates were already dropping again.

        B) There's already protection from the virus because of cross or a T cell immunity. Apart from the above mentioned lockdown being imposed when the infection rates were already dropping, there is also cross or T cell immunity in the general population against the coronavirus which is contained in every flu or influenza wave. This is true even if this time around a slightly different strain of the coronavirus was at work. And that is because the body's own immune system remembers every virus it has ever battled in the past. And from this experience, it also recognizes a supposedly new but still similar strain of the virus from the Corona family.

        Incidentally, that's how the PCR test for the detection of an infection was invented by now infamous Professor Drosten. At the beginning of January of 2020, based on this very basic knowledge, Mr. Drosten developed his PCR test, which supposedly detects an infection with sars-cov-2.

        Without ever having seen the real Wuhan virus from China, only having learned from social media reports that there was something going on in Wuhan, he started tinkering on his computer with what would become his Corona PCR test. For this, he used an old SARS virus, hoping it would be sufficiently similar to the allegedly new strain of the coronavirus found in Wuhan. Then he sent the result of his computer tinkering to China to determine whether the victims of the alleged new coronavirus tested positive. They did!

        And that was enough for the World Health Organization to sound the pandemic alarm and to recommend the worldwide use of the Drosten PCR test for the detection of infections with the virus now called sars-cov-2.

        Drosten's opinion and advice, and this must be emphasized once again, was the only source for the German government when it announced the lockdown, as well as the rules for social distancing and the mandatory wearing of masks. And this must also be emphasized once again, Germany apparently became the center of especially massive lobbying by the pharmaceutical and tech industry because the world (in reference to the allegedly disciplined Germans) should do as the Germans do in order to survive the pandemic.

        See, and this is the most important part of our fact finding: the PCR test is being used on the basis of false statements, not based on scientific facts with respect to infections.

        In the meantime, we have learned that these PCR tests, contrary to the assertions of Messrs, Drosten, Wieler and the WHO, do not give any indication of an infection with any virus, let alone an infection with sars-cov-2.

        Not only our PCR tests expressly were not approved for diagnostic purposes, as is correctly noted on leaflets coming with these tests, and as the inventor of the PCR test, Kary Mullis, has repeatedly emphasized. Instead, they are simply incapable of diagnosing any disease. That is, contrary to the assertions of Drosten, Wieler and the WHO, which they have been making since the proclamation of the pandemic, a positive PCR test result does not mean that an infection is present. If someone tests positive, it does not mean that they're infected with anything, let alone with a contagious sars-cov-2 virus.

        Even the United States CDC, even this institution says and agrees with this, and I quote directly from page 38 of one of its publications on the coronavirus and the PCR tests (dated July 13th, 2020):

        First bullet point says: Detection of viral RNA may not indicate the presence of infectious virus or that 2019 n-cov is the causative agent for clinical symptoms.

        Second bullet Point says: The performance of this test has not been established for monitoring treatment of 2019 n-cov infection.

        Third bullet point says: This test cannot rule out diseases caused by other bacterial or viral pathogens.

        It is still not clear whether there has ever been a scientifically correct isolation of the Wuhan virus so that nobody knows exactly what we're looking for when we test. Especially since this virus, just like the flu viruses, mutates quickly. The PCR swabs take one or two sequences of a molecule that are invisible to the human eye and therefore need to be amplified in many cycles to make it visible. Everything over 35 cycles is, as reported by The New York Times and others, considered completely unreliable and scientifically unjustifiable.

        However, the Drosten test, as well as the WHO recommended tests that followed his example, are set to 45 cycles! Can that be because of the desire to produce as many positive results as possible and thereby provide the basis for the false assumption that a large number of infections have been detected? The test cannot distinguish inactive and reproductive matter. That means that a positive result may happen because the test detects, for example, a piece of debris, a fragment of a molecule which may signal nothing else than the immune system of the person tested, won a battle with a common cold in the past.

        (Continúa en el siguiente post)

        Comentario


        • #5
          Even Drosten himself declared in an interview with a German business magazine in 2014 at that time concerning the alleged detection of an infection with MERS virus, allegedly with the help of the PCR test, that these PCR tests are so highly sensitive that even very healthy and noninfectious people may test positive.

          At that time, he also became very much aware of the powerful role of the panic and fear mongering media, as you'll see at the end of the following quote, he said then in his interview:

          “If, for example, such a pathogen scurries over the nasal mucosa of a nurse for a day or so without her getting sick or noticing anything, then she's suddenly a MERS case.”

          This could also explain the explosion of case numbers in Saudi Arabia. In addition, the media there, have made this into an incredible sensation. Has he forgotten this? Or is he deliberately concealing this (in the current context) because Corona is a very lucrative business opportunity for the pharmaceutical industry as a whole and for Mr. Alfred Lunt, his co-author in many studies and also a PCR test producer? In my view, it is completely implausible that he forgot in 2020 what he knew about the PCR tests and told a business magazine in 2014.

          In short, this test cannot detect any infection, contrary to all false claims stating that it can. An infection, a so-called hot infection, requires that the virus, or rather a fragment of a molecule which may be a virus, is not just found somewhere, for example, in the throat of a person without causing any damage. That would be a cold infection. Rather, a hot infection requires that the virus penetrates into the cells, replicates there and causes symptoms such as headaches or a sore throat.

          Only then is the person really infected in the sense of a hot infection. Because only then is a person contagious that is able to infect others. Until then, it is completely harmless for both the host and all other people that the host comes into contact with. Once again, this means that positive test results, contrary to all other claims by Drosten, Wieler or the WHO, mean nothing with respect to infections, as even the CDC knows, as quoted above.

          Meanwhile, a number of highly respected scientists worldwide assume that there has never been a Corona pandemic, but only a PCR test pandemic. This is the conclusion reached by many German scientists such as Professors Bhakdi, Rice, Morling (??), Harcourts (??), Wallack (??) and many others, including the above mentioned Professor John Ioannidis and the Nobel laureate Professor Michael Levitt from Stanford University.

          The most recent such opinion is that of the aforementioned Dr Mike Yeadon, a former vice president and chief science officer at Pfizer who held this position for 16 years. He and his co-authors, all well known scientists, published a scientific paper in September of 2020, and he wrote a corresponding magazine article on September 20th, 2020. Among other things, he and they state and I quote:

          "We're basing our government policy, our economic policy and the policy of restricting fundamental rights, presumably on completely wrong data and assumptions about the coronavirus. If it weren't for the test results that are constantly reported in the media, the pandemic would be over because nothing really happened. Of course, there are some serious individual cases of illness, but there are also some in every flu epidemic. There was a real wave of disease in March and April [2020], but since then, everything has gone back to normal. Only the positive results rise and seeing wildly again and again, depending on how many tests are carried out. But the real cases of illnesses are over. There can be no talk of a second wave".

          The allegedly new strain of the coronavirus is, Dr. Yeadon continues, only new, in that it is a new type of the long known Coronavirus. There are at least four Corona viruses that are endemic and caused some of the common colds we experience, especially in winter. They all have a striking sequence similarity to the coronavirus. And because the human immune system recognises the similarity to the virus that has now allegedly been newly discovered, a T cell immunity has long existed in this respect. Thirty percent of the population had this before the allegedly new virus even appeared. Therefore, it is sufficient for the so-called herd immunity that 15 to 25 percent of the population are infected with the allegedly new coronavirus to stop the further spread of the virus. And this has long been the case.

          Regarding the all-important PCR tests, Yeadon writes in a piece called “Lies, Damned Lies and Health Statistics. The Deadly Danger of False Positives”, dated September 20, 2020, and I quote:

          “The likelihood of an apparently positive case being a false positive is between 89 % to 94 %, or near certainty.”

          Dr. Yeadon, in agreement with the professors of immunology Camera (??) from Germany, Capel from the Netherlands, and Cahill from Ireland, as well as the microbiologist Dr. Arvi (??) from Austria, all of whom testified before the German Corona committee, explicitly points out that a positive test does not mean that an intact virus has been found.

          The authors explain that what the PCR test actually measures is, and I quote:

          “Simply the presence of partial RNA sequences present in the intact virus, which could be a piece of dead virus, which cannot make the subject sick and cannot be transmitted, and cannot make anyone else sick.”

          Because of the complete unsuitability of the test for the detection of infectious diseases, since it tested positive on goats, sheep, papayas and even chicken wings, Oxford Professor Carl Heneghan, director of the Centre for Evidence Based Medicine, writes that the covid virus would never disappear if this test practice were to be continued, but it would always be falsely detected in much of what is tested.

          Lockdowns, as Yeadon and his colleagues found out, do not work. Sweden, with its laissez-faire approach, and Great Britain with its strict lockdown, for example, have completely comparable disease and mortality statistics. The same was found by US scientists concerning the different US states. It makes no difference to the incidence of disease, whether a state implements a lockdown or not.

          With regard to the now infamous Imperial College of London's professor Neil Ferguson and his completely false computer models warning of millions of deaths, he says that, and I quote: “No serious scientist gives any validity to Ferguson's model.” He points out with thinly veiled contempt, again, I quote: “It's important that, you know, most scientists don't accept that Ferguson's model was even faintly right.” But the government is still wedded to the model.

          Ferguson predicted 40000 Corona deaths in Sweden by May [2020] and hundred thousand by June [2020], but have remained at five thousand eight hundred [5800], which, according to the Swedish authorities, is equivalent to a mild flu. If the PCR tests had not been used as a diagnostic tool for Corona infections, there would not be a pandemic and there would be no lockdowns. But everything would have been perceived as just a medium or light wave of influenza, these scientists conclude.

          Dr Yeadon, in his piece “Lies, Damned Lies and Health Statistics. The Deadly Danger of False Positives”, writes: “This test is fatally flawed and must immediately be withdrawn and never used again in this setting unless shown to be fixed.” And towards the end of that article: “I have explained how a hopelessly performing diagnostic test has been and continues to be used not for diagnosis of disease, but it seems solely to create fear.”

          Now, let's take a look at the current actual situation regarding the severe damage caused by the lockdowns and other measures.

          Another detailed paper written by a German official in the Department of the Interior who is responsible for risk assessment and the protection of the population against risks, was leaked recently. It is now called “The false alarm paper.” This paper comes to the conclusion that there was and is no sufficient evidence for serious health risks for the population, as claimed by Drosten, Wieler and the WHO. But the author says there's very much evidence of the Corona measures causing gigantic health and economic damage to the population, which he then describes in detail in this paper. This, he concludes, will lead to very high claims for damages, which the government will be held responsible for. This has now become reality. But the paper's author was suspended.

          More and more scientists, but also lawyers, recognize that as a result of the deliberate panic mongering and the Corona measures enabled by this panic, democracy is in great danger of being replaced by fascist totalitarian models.

          As I already mentioned above, in Australia, people who do not wear the masks, which more and more studies show are hazardous to health, or who allegedly do not wear them correctly, are arrested, handcuffed and thrown into jail. In the Philippines, they run the risk of getting shot. But even in Germany and in other previously civilized countries, children are taken away from their parents if they do not comply with quarantine regulations, distance regulations, and mask wearing regulations.

          According to psychologists and psychotherapists who testified before the Corona Committee, children are traumatized en masse, with the worst psychological consequences yet to be expected in the medium and long term. In Germany alone, five hundred thousand to eight hundred thousand [500.000 to 800.000] bankruptcies are expected in the fall to strike small and medium sized businesses, which form the backbone of the economy.

          This will result in incalculable tax losses and incalculably high and long term Social Security money transfers for, among other things, unemployment benefits. Since, in the meantime, pretty much everybody is beginning to understand the full devastating impact of the completely unfounded Corona measures, I will refrain from detailing this any further.

          I mean, I'll give you a summary of the legal consequences. The most difficult part of a lawyer's work, as always, is to establish the true facts, not the application of the legal rules to these facts. Unfortunately, a German lawyer does not learn this at law school. But his Anglo American counterparts do get the necessary training for this at their law schools. And probably for this reason, but also because of the much more pronounced independence of the American Anglo American judiciary, the Anglo American law of evidence is much more effective in practice than the German one.

          A court of law can only decide a legal dispute correctly if it has previously determined the facts correctly, which is not possible without looking at all the evidence. And that's why the law of evidence is so important on the basis of the facts summarized above, in particular those established with the help of the work of the German Corona Committee. The legal evaluation is actually simple. It is simple for all civilized legal systems, regardless of whether these legal systems are based on civil law, which follows the Roman law more closely, or whether they are based on Anglo American common law, which is only loosely connected to Roman law.

          Let's first take a look at the unconstitutionality of the measures. A number of German law professors, including Professors Ken Green, Maust Week (??), (???), and (???), have stated, either in written expert opinions or in interviews, views in line with the serious doubts expressed by the former president of the federal Constitutional Court with respect to the constitutionality of the Corona measures that these measures, the Corona measures, are without a sufficient factual basis, and also without a sufficient legal basis, and are therefore unconstitutional and must be repealed immediately.

          Very recently, a judge, Schleiff (??) is his name, declared publicly that the German judiciary, just like the general public, has been so panic-stricken that it was no longer able to administer justice properly. He says that the courts of law, and I quote: “Have all too quickly waived through coercive measures, which for millions of people all over Germany represent massive suspensions of their constitutional rights.” He points out that German citizens, again, I quote: “Are currently experiencing the most serious encroachment on their constitutional rights since the founding of the Federal Republic of Germany in 1949. In order to contain the Corona pandemic, federal and state governments have intervened”, he says, “massively, and in part threatening the very existence of the country as it is guaranteed by the constitutional rights of the people.”

          What about fraud, intentional infliction of damage and crimes against humanity?

          Based on the rules of criminal law, asserting false facts concerning the PCR tests or intentional misrepresentation, as it was committed by Messrs, Drosten and Wieler, as well as the WHO, can only be assessed as “fraud” based on the rules of civil tort law. This translates into intentional infliction of damage. The German professor of civil law, Martin Schwabe, supports this finding in public interviews.

          In a comprehensive legal opinion of around 180 pages long, he has familiarized himself with the subject matter like no other legal scholar has done thus far, and in particular has provided a detailed account of the complete failure of the mainstream media to report on the true facts of this so-called pandemic.

          Messers, Drosten, Wieler and Tedros of the WHO, all knew, based on their own expertise or the expertise of their institutions, that the PCR tests cannot provide any information about infections, but asserted over and over again to the general public that they can, with their counterparts all over the world repeating this. And they all knew and accepted that, on the basis of their recommendations, the governments of the world would decide on Lockdowns, the rules for social distancing, and mandatory wearing of masks, the latter representing a very serious health hazard, as more and more independent studies and expert statements show.

          Under the rules of civil tort law, all those who have been harmed by these PCR tests, PCR test induced lockdowns, are entitled to receive full compensation for their losses. In particular, there is a duty to compensate. That is, a duty to pay damages for the loss of profits suffered by companies and self-employed, employed persons, as a result of the lockdown and other measures.

          In the meantime, however, the anti Corona measures have caused and continue to cause such devastating damage to the world's population, health and economy, that the crimes committed by Messrs, Drosten, Wieler and the WHO, must be legally qualified as actual crimes against humanity as defined in Section seven of the International Criminal Code.

          How can we do something? What can we do?

          Well, the Class Action is the best route to compensatory damages and to political consequences. The so-called Class Action Lawsuit is based on English law and exists today in the USA and in Canada. It enables a court of law to allow a complaint for damages to be tried as a Class Action Lawsuit at the request of a plaintiff, if (1) as a result of a damage inducing event, (2) a large number of people suffer the same type of damage.

          Phrased differently, a judge can allow a Class Action Lawsuit to go forward if common questions of law and fact make up the vital component of the lawsuit.

          Here, the common questions of law and fact revolve around the world wide PCR test based lockdowns and its consequences. Just like the VW [Volkswagen] diesel passenger cars were functioning products, but they were defective due to a so-called defeat device because they didn't comply with the emissions standards, so too the PCR tests, which are perfectly good products in other settings, are defective products when it comes to the diagnosis of infections.

          Now, if an American or Canadian company or an American or Canadian individual decides to sue these persons in the United States or Canada for damages, then the court is called upon to resolve. This dispute may, upon request, allow this complaint to be tried as a Class Action Lawsuit. If this happens, all affected parties worldwide will be informed about this through publications in the mainstream media and will thus have the opportunity to join this Class Action within a certain period of time to be determined by the court.

          It should be emphasized that nobody must join the Class Action, but every injured party can join the Class. The advantage of the Class Action is that only one trial is needed, namely to try the complaint of a representative plaintiff who is affected in a manner typical of everyone else in the Class. This is firstly cheaper and, secondly, faster than hundreds of thousands or more individual lawsuits. And thirdly, it imposes less of a burden on the courts. Fourthly, as a rule, it allows a much more precise examination of the accusations than would be possible in the context of hundreds of thousands or more, likely, in this Corona setting, even millions of individual lawsuits.

          In particular, the well-established and proven Anglo American law of evidence with its pre-trial discovery is applicable. This requires that all evidence relevant for the determination of the lawsuit is put on the table, in contrast to the typical situation in German law suits with structural imbalance, that is, lawsuits involving, on the one hand, a consumer, and on the other hand, a powerful corporation.

          Withholding or even destruction of evidence is not without consequence. Rather, the party withholding or even destroying evidence loses the case under these evidence rules. Here in Germany, a group of tort lawyers have banded together to help their clients with the recovery of damages. They have provided all relevant information and forms for German plaintiffs to both estimate how much damage they have suffered and join the group, or Class of plaintiffs who will later join the Class Action when it goes forward, either in Canada or the US.

          Initially, this group of lawyers had considered to also collect and manage the claims for damages of other non German plaintiffs. But this proved to be unmanageable. However, through and International Lawyers Network, which is growing larger by the day, the German group of attorneys provides to all of their colleagues and all other countries, free of charge, all relevant information, including expert opinions and testimonies of experts showing that the PCR tests cannot detect infections.

          And they also provide them with all relevant information as to how they can prepare and bundle the claims for damages of their clients so that they, too, can assert their client's claims for damages either in their home countries courts of law or within the framework of the class action, as explained above.

          These scandalous Corona facts gathered mostly by the Corona committee and summarized above, are the very same facts that will soon be proven to be true either in one court of law or in many courts of law all over the world.

          These are the facts that will pull the masks of the faces of all those responsible for these crimes. To the politicians who believe in those corrupt people, these facts are hereby offered as a lifeline that can help you readjust your course of action and start the long overdue public scientific discussion, and not go down with those charlatans and criminals.

          Thank you.

          Comentario

          Trabajando...
          X