Anuncio

Colapsar
2 de 2 < >

Súmate a esta reivindicación de todos los defensores y usuarios de medicinas tradicionales y complementarias

Ver más
Ver menos

Los ecorrebeldes del Himalaya. Desobediencia civil para implantar una agricultura totalmente ecológica

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Los ecorrebeldes del Himalaya. Desobediencia civil para implantar una agricultura totalmente ecológica

    Desobediencia civil YAAAA!!!! A ver si tomamos ejemplo...

    Los ecorrebeldes del Himalaya | DW Documental

    https://www.youtube.com/watch?v=KfOnMwXtwEY



    Un estado indio en el Himalaya ha reconvertido su agricultura a cultivos ecológicos. Sikkim se ha convertido así en una referencia mundial. Sus campesinos trabajan sus campos exclusivamente de forma ecológica. En 2010, el primer ministro de Sikkim lanzó la «misión orgánica». Actualmente, el estado indio se ha convertido en un modelo de la transición a la agricultura ecológica. Para proteger a sus ecoagricultores y consumidores, el gobierno de Sikkim ha impuesto, incluso, la prohibición de importar verdura producida de forma convencional. En la práctica, eso significa que las autoridades están facultadas para enterrar y destruir productos cultivados con pesticidas: una pesadilla para los fabricantes de abonos artificiales y plaguicidas. Los gigantes agroquímicos como Bayer o BASF no son bienvenidos en Sikkim. ¿Podría ser factible que lo que funciona en el Himalaya también funcione en Alemania? La demanda de alimentos ecológicos crece incesantemente en Alemania, una oportunidad para que los campesinos reconviertan su agricultura en una producción sostenible. Sin embargo, solo un porcentaje mínimo de las tierras cultivables y de los campos sembrados en Alemania se gestionan de acuerdo a las directrices sobre cultivos ecológicos. Y eso que en el acuerdo de coalición del actual gobierno conservador-socialdemócrata figura la meta de alcanzar el 20% de agricultura ecológica para el año 2030. Un propósito lanzado ya por el ejecutivo socialdemócrata-Verde en 1998. Alemania está muy lejos de satisfacer la demanda interna de alimentos ecológicos. La consecuencia para minoristas y consumidores: se debe importar fruta, verdura y cereales de España, Italia, Turquía o, incluso, de ultramar. Algunos críticos recriminan al gobierno su escaso interés en el tema y depender demasiado de los grupos de presión asociados a la industria agroquímica y a las asociaciones agrarias. Las condiciones marco para los campesinos que tienen la intención de gestionar sus explotaciones de forma ecológica, son, como se puede imaginar, desfavorables. ¿Podrá Alemania aprender del lejano Sikkim
Trabajando...
X